La tecnología led permite una gran ahorro energético en todas sus vertientes de aplicación. Por ejemplo, en el campo de la iluminación hace disminuir de forma ostensible los costes en energía de hogares y todo tipo de administraciones públicas.